jueves, 10 de junio de 2010

Familia, Pareja y Amigos: Una Fuente de Felicidad.

Nuevamente me encuentro sentado frente a mi ordenador intentando ordenar las ideas acerca de un tema que desde hace ya un tiempo he querido asumir como parte de mi vida, la Felicidad. Desde que comencé como terapéuta me planteé la posibilidad de mejorar la vida de las personas, pero tal y como apunta Seligman la psicología enfocada desde el modelo de la enfermedad, no ayuda a potenciar en las personas el crecimiento personal, sino que seencuentran en las puertas de la misma intentando no volver a caer en la depresión, en la ansiedad, es decir, con miedo. Por esta razón, afrontamos los problemas, desde la esperanza del optimismo, y el día día desde el disfrute personal de valorar cada experiencia como óptima en nuestra vida.

Hoy trataremos del papel que juegan los demás en nuestras vidas, ya que desde hace muchos años la psicología entiende que el papel de los otros en nuestras vidas es fundamental, incluso desde el punto de vista terapéutico cuando contamos con los coterapeutas, con las familias y las parejas. Hoy desde la neurociencia cognitiva se nos plantea algo que ya sabíamos, somos seres sociales, todo ello desde el estudio del papel que juegan en nuestro sistema nerviosos las neuronas espejo, tema al cual ya le dedicamos unos líneas en otro artículo de esta misma semana.

Comenzaremos hablando de la familia como nuestro primer y más importante entorno social, la calidad de vida depende en gran medida de si una persona consigue que sea agradable la interacción con sus parientes. No importa lo fuertes que sean los lazos que la biología y la cultura hayan forjado entre los miembros de una familia, no es ningún secreto que hay gran variedad en lo que siente la gente acerca de sus parientes. Algunas familias son cálidas y prestan apoyo, algunas son desafiantes y exigentes, otras amenazan a cada instante la personalidad de sus miembros, etc.

Por lo tanto, cada relación implica una nueva reorientación de la atención, una reposición de las metas. Cuando dos personas empiezan a salir juntas, deben de aceptar ciertas limitaciones que cada persona, por si solas, no tenían: por ejemplo los horarios deben de coordinarse, los planes se modifican. E incluso la pareja tendrá que responder con emociones similares a los estímulos que encuentre. Posteriormente casarse requiere de una reorientación radical y permanente de los hábitos de atención. Cuando llega un niño al matrimonio ambos padres tendrán que readaptarse nuevamente para acomodarse a las necesidades del bebé: su ciclo de sueño debe cambiar, saldrán con menor frecuencia, la esposa puede abandonar su trabajo, tal vez tengan que empezar a ahorrar para la educación del niño.

Como vemos cada paso que damos para la formación y estructuración de nuestra familia produce cambios significativos en nuestras vidas. Por ello, debemos de reajuestar nuestra metas y clarificar nuestros objetivos en cada momento evolutivo de nuestra familia pues ello nos permitirá sentirnos bien en cada uno de esos momentos, para ello, debemos de planificar y asumir cada paso que demos valorando las repercusiones que tienen en nosotros y en los distintos miembros que conforman la familia. Solo de esta manera conseguiremos que nuestra familia se desarrollo de manera sana y sea ese punto y núcleo de apoyo necesario para nuestro desarrollo personal.

Los diferentes estudios plantean que las personas se sienten mejor y puntúan más positivamente la experiencia cuando están con amigos. Los adolescentes se sienten mejor y puntúan más positivamente la experiencia cuando están con amigos. Esto no sucede solamente con adolescentes, sino que parece que nos sentimos mejor con los amigos que con cualquier otra persona, incluyendo a nuestro propio cónyuge.

Esto se debe a que la amistad normalmente implica el desarrollar metas comunes y actividades comunes, y esto es agradable para nosotros. Pero como en cualquier otra actividad, la relación puede tomar una gran variedad de formas, que van desde las destructivas a las altamente complejas. Cuando una amistad es primordialmente una manera de validar nuestro inseguro sentimiento de la propia personalidad, esto nos proporcionará placer, pero no será agradable, no fomentará el crecimiento. Por ejemplo, la institución de los amigotes borrachos, tan frecuente en las pequeñas comunidades de todo el mundo, es una forma amena con que los varones adultos se reúnen con otros hombres a quienes han conocido su vida. En la atmósfera simpática de la taberna, el bar, el club, etc., pasan el día jugando al dominó, a los dardos o jugando al tute mientras discuten y bromean. Mientras tanto todos sienten que su existencia está validada por la atención recíproca que se presta a las ideas e idiosincrasias de cada uno. Este tipo de interacción mantiene a raya la desorganización recíproca que se presta a las ideas e idiosincrasias de cada uno. Este tipo de interacción mantiene a raya la desorganización que la soledad trae a la mente pasiva, pero sin estimular el crecimiento. Es como una forma colectiva de ver la televisión, y aunque sea más compleja en que lo atañe a la participación, sus acciones y expresiones tienden a estar codificadas rígidamente y son absolutamente predecibles.

Establecer este tipo de relaciones es imitar la auténtica amistad pero ofrece pocos beneficios en comparación con la verdadera. Todos se divierten ocasionalmente pasando un día charlando, pero mucha gente es sumamente dependiente de una dosis fija y diaria de contactos superficiales. Y esto es especialmente cierto para los individuos que no pueden tolerar la soledad y que tienen poco apoyo emocional en el hogar.

Los adolescentes sin lazos familiares fuertes llegan a ser tan dependientes de su grupo de compañeros que harían cualquier cosa para ser aceptados por ellos. Sin embargo es dentro del marco de las amistades intimas donde suceden las experiencias más intensas.

Podemos por lo tanto afirmar que mientras que las familias ofrecen principalmente protección emocional, la amistad normalmente nos ofrece misteriosas novedades. Cuando la gente se pierde en sus recuerdos más queridos, suele recordar las fiestas y las vacaciones realizadas con sus parientes. Los amigos mencionan más frecuentemente en contextos de emoción, descubrimiento y aventura.

Por desgracia, hoy en día pocas personas son capaces de mantener una amistad hasta la edad adulta. Cambiamos de residencia, tenemos intereses demasiado especializados y limitados a lo profesional para cultivar unas relaciones perdurables. Somos afortunados si podemos mantener a la familia unida, y más aún si tenemos un círculo de amigos. Es una constante sorpresa oir como adultos con éxito, especialmente hombres gerentes de grandes compañías, doctores y brillantes abogados hablan de lo aisladas y solitarias que han llegado a ser sus vidas.

Pero además la persona también es parte de una familia o de una amistad mientras se invierta energía psíquica en las metas compartidas con otras personas. Del mismo modo, uno puede pertenecer a grupos mayores al suscribir por ejemplo las aspiraciones de una determinada comunidad con la que nos identificamos, un grupo étnico determinado, etc. Por esta misma razón, cualquier implicación en el ámbito público puede ser agradable si uno la estructura según los parámetros del flujo. Es decir, lo importante es fijarse en una meta, concentrar en ella la energía psíquica, prestar atención a la retroalimentación y asegurarse de que el desafío sea adecuado a la propia habilidad. El concepto de flujo es importante ya que ayuda al individuo puede mejorar su calidad de vida, también nos ayuda a plantearnos a que público nos debemos de dirigir para conseguir el efecto deseado.

Una comunidad debería juzgarse como buena no por su tecnología avanzada o por las riquezas materiales es buena si ofrece a la gente una oportunidad para disfrutar con tantos aspectos de su vida como sean posibles y a la vez les permite desarrollar su potencialidad en el seguimiento de desafíos cada vez más mayores.


Jose J. Rivero

Psicólogo
Terapeuta familia

Experto en formación


Imagen tomada de diarios.izcallibur.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario