domingo, 25 de julio de 2010

Diez pasos para una felicidad duradera.

Próximos al tan merecido descanso estival, me planteo la posibilidad de escribir este mi último artículo de esta larga pero apasionante etapa en la blogosfera. Hace unos meses que me dirijo a ustedes para irles dando nuevas propuestas y claves desde la psicología Positiva. Mis primeras colaboraciones fueron con un buen amigo en nosoyunparado, lo que me mostró el apasionante mundo de los blogs y la posibilidad de acercarme a un nutrido grupo de personas que leían mis aportaciones.
Posteriormente, decidí editar mi propio blog, positivahoy.es, la experiencia en estos meses ha sido magnífica, el poder compartir estos meses tanto en mi blog como en paperblog me ha enriquecido y me ha ayudado a como diría Mihalyi Csikszentmihalyi fluir en mi vida, con lo cual he sido más feliz aún si cabe.

Hoy he decido escribir acerca de un decálogo a modo de resumen que exprese eso, ahora que todos nos tomamos tiempo para los demás, perdón para nosotros mismo, es una ironía, nunca olviden que en esta historia de las vacaciones es el mejor momento para crecer como personas y potenciarnos individualmente. No es nada egoísta ni hedonista, es más, es una necesidad potenciarnos como personas, y nunca mejor que ahora, en vacaciones, donde podremos estar con los demás, recuerden que somos seres sociales, pero creciendo como personas.

Sin más os muestro este pequeño decálogo y os emplazo a seguir leyéndonos en septiembre, donde después de haber descansado y aprovechado las mil posibilidades que nos plantea la vida vendremos con energías renovadas y nuevas propuestas para pintar y decorar esta vida que hacemos prospera cada día.

1. Conocer y poner en práctica nuestras fortalezas personales.

Nuestras fortalezas nos ayudan a sacar y potenciar lo mejor de nosotros mismos. Todos tenemos fortalezas que no desarrollamos porque no sabemos qué fortalezas tenemos y cuales son las que nos definen. Lo importante aquí sería descubrirlas y ponerlas en práctica diariamente.

2. Pensar de manera positiva aprendiendo a disfrutar con las cosas que hacemos.

  1. Realizar actividades desafiantes que requieran poner en práctica diferentes habilidades.
  2. Combinar acción y conciencia.
  3. Plantearse metas claras y bien definidas.
  4. Centrar la concentración sobre la tarea actual.
  5. Percibir que tenemos el control sobre las tareas que realizamos.
  6. La pérdida de la Autoconciencia.

3. Intentar ser creativos a la hora de abordar los problemas que se nos plantean.

La creatividad es un proceso que se desarrolla en el tiempo y que se caracteriza por la originalidad, por la adaptabilidad y por sus posibilidades de realización concreta.
Es la producción de una idea, un concepto, una creación o un descubrimiento que es nuevo, original, útil y que satisface tanto a su creador como a otros durante algún periodo. Todos nacemos con la capacidad creativa solo hay que entrenarla.

4. Asumir nuestro pasado.

La mayoría de las preocupaciones que nos impiden desarrollar el disfrute de la vida se centran en el pasado, y como definimos pasado, como comentábamos anteriormente, el pasado es todo lo que ya ha sucedido sobre lo que no tenemos control y no podemos transformar, por ello hay que asumirlo conociéndolo y sabiendo que sus repercusiones están ahí pero sobre ellas no se puede actuar, se puede transformar el presente.

5. Definir con claridad mis objetivos presentes y mis metas

Como comentábamos en el punto anterior sobre el pasado no podemos actuar pero si sobre el presente, para ello debemos de potenciar el plantear mis objetivos personales de manera clara, y dentro de mis posibilidades. Por ejemplo, dentro de mis objetivos de vida no puede estar el subir mañana al Everest, sería ilógico planteármelo, pues podría hacerlo desarrollando objetivos más cercanos a mis posibilidades actuales, pues dentro de un año me gustaría intentar subir al Everest, para ello me prepararé físicamente, por ello mi primer objetivo será apuntarme en un gimnasio. Como observamos, queremos planificar las cosas planteándonos objetivos muy potentes, por ello nos frustramos, lo importante aquí sería dividirlos en objetivos realizables e ir alcanzando esas metas.

6. Mantener una actitud optimista en nuestra vida.

El optimismo es el valor que nos ayuda a enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia, descubriendo lo positivo que tienen las personas y las circunstancias, confiando en nuestras capacidades y posibilidades junto con la ayuda que podemos recibir.

7. Descubrir mis emociones positivas y potenciarlas.

El sentido del humor y la risa juegan un papel crucial en nuestras vidas, por ello debemos de potenciarlas, no ayudan a ser felices y nos permiten desarrollar el disfrute, por ende debemos de ponerlo en práctica en nuestras vidas.

El humor "sirve como una válvula interna de seguridad que nos permite liberar tensiones, disipar las preocupaciones, relajarnos y olvidarnos de todo", afirma el Dr. Lee Berk, profesor de patología en la Universidad de Loma Linda, en California. Y produce cambios físicos positivos en nuestro organismo.

La risa provoca una tremenda liberación de hormonas, las endorfinas conocidas merecidamente como las hormonas de la felicidad. Además, liberamos serotonina, dopamina y adrenalina. La explosión de carcajadas provoca algo muy parecido al éxtasis: aporta vitalidad, energía e incrementa la actividad cerebral. Cuando nos invade la risa, muchos músculos de nuestro cuerpo que permanecían inactivos se ponen en funcionamiento. Es un estímulo eficaz contra el estrés, la depresión y, evidentemente, la tristeza.

8. Aumentar las actividades familiares.

La familia es un núcleo de referencia en nuestras vidas, juega un papel de apoyo en muchas situaciones de nuestra vida. Acudimos a ella cuando tenemos problemas, ya que encontramos soluciones o nos permite el que podamos compartir nuestras preocupaciones, por ello el potenciar las relaciones familiares creando un clima sano dentro de nuestra familia potenciará el generar estas redes de apoyo ante situaciones en las que nos sentimos indefensos y experimentamos el sentirnos solos ante la adversidad.

9. Desarrollar y potenciar la relación con mis amigos.

La amistad normalmente implica el desarrollar metas comunes y actividades comunes, y esto es agradable para nosotros. Pero como en cualquier otra actividad, la relación puede tomar una gran variedad de formas, que van desde las destructivas a las altamente complejas. Cuando una amistad es primordialmente una manera de validar nuestro inseguro sentimiento de la propia personalidad, esto nos proporcionará placer, pero no será agradable, no fomentará el crecimiento.

10. Potenciar la vida en comunidad.

Las personas somos seres sociales por naturaleza por ello debemos de potenciar los contactos diarios, implicándonos en relaciones que en muchos momentos no tienen un sentido lógico en nuestras vidas. Pero esa relación sin sentido tiene como lógica el reconocimiento y desarrollo personal, ya que necesitamos de ese contacto social para nuestro desarrollo como personas.

Como vemos muchas de estas claves las hemos ido analizando en algunos artículos y otras la afrontaremos más adelante en este blog. Sin más me despido hasta septiembre deseándoles un feliz verano y que sean felices, o por lo menos que lo intenten. Recuerden que "la felicidad está en la Antesala de la Felicidad". E. Punset.

Jose J. Rivero
Psicólogo
Terapeuta familiar
Experto en Formación.

Imagen tomada de http://hispaniainfo.files.wordpress.com/2009/08/vacaciones.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario