miércoles, 26 de enero de 2011

Sufro una Crisis de Ansiedad: ¿Qué me está pasando?.

El lunes fue un día diferente en mi vida relata Juan, estaba tranquilamente en casa viendo la televisión cuando comencé a tener una sensación extraña en  mi pecho, me estaba agobiando, no se pero sentía como si me fuese a afixiar, no se Jose, ¿no se si me entiendes?. Le comentó al terapeúta, que le dijo: Si te entiendo, te sentiste mal, describeme un poco más  lo que te sucedió.
Realmente fue muy desagradable, es como quien tiene una pelota, en el estomago, me comenzaron a sudar las manos, el corazón se me aceleró muchísimo, pensaba que me iba a dar un infarto, y en el pecho notaba una presión. Después de unos minutos donde incluso no sabía muy bien donde estaba, me dieron unas ganas de llorar que no pude contener. Desde entonces tengo un miedo atroz a que esto vuelva a suceder.

sábado, 15 de enero de 2011

La Misión de las Expectativas Positivas.

Desde los días previos a fin de año se observa que las personas intentan adecuar el comienzo del año entrante a una serie de estrategias, muchas dentro del mundo mágico, para así intentar que el nuevo camino a desarrollar durante el año entrante sea positivo. Cada año nos trazamos nuevas metas, curioso, esperamos a fin de año como fecha solemne que nos ayude a acabar con una mala racha y comenzar con una nueva vida. Es como si el resto del año vivido no hubiera existido, y bueno me dejo llevar hasta que ese nuevo año me depare un futuro mejor, igual de incierto que el anterior, pero mejor. Para ello, acudimos al pensamiento mágico nos vestimos con algo nuevo, nuestra ropa interior debe de ser roja, y si podemos encender velas de distintas tonalidades aún mejor, comenzaremos así el año con buen pie. Y analizando todo esto, me planteo, que triste ¿no?, dejar todo en las manos de rituales paganos ancestrales, y yo ¿qué papel juego en mi futuro?. si todo va a depender de que me coma las uvas sobre el pie derecho, ¿para qué me muevo a conseguir y planificar logros?. Y el problema es que todo esto se repite cada diciembre y se mantiene vivo todo el mes de enero, sin darnos cuentas que atentamos contra nosotros mismos, contra nuestras propias capacidades. Es verdad, que hace unos meses la matemática probaba la existencia del factor suerte, pero dejarlo todo en manos del mismo, no se cuestiona la base del potencial humano.