martes, 22 de marzo de 2011

¿Por qué me echo la culpa de todo?: Las Atribuciones.

En el artículo de esta semana en Positiva Hoy nos vamos a centrar en la manera en que las personas anticipamos los eventos, es decir la forma en que nos atribuimos la responsabilidad de los sucesos que nos pasan en la vida o de otra manera se la atribuimos a los demás. Según Heider, creador del término atribución a nivel psicológico, normalmente tendemos a atribuirnos internamente las cosas malas que nos suceden, con lo cual nos sentiremos los únicos responsables de tales situaciones, eso es importante cuando nos suceden cosas buenas, pero en momentos malos de nuestra vida el sentirnos el único artífice de lo que nos pasa puede traernos inconvenientes psicológicos influyendo en nuestro bienestar personal. Esto nos sucede en todos los momentos de nuestra vida y en todas las situaciones posibles.

Para Heider los elementos que definen nuestra manera de atribuirnos las causas de los problemas o las distintas situaciones que nos suceden, por eso un elemento fundamental es el Locus Interno o Externo. Esta cualidad de las atribuciones está relacionada con nuestra autoestima, es decir, nos sentiremos mejor o peor según tendamos a atribuirnos los elementos negativos, tanto o no seamos responsables de ellos. Por lo tanto, la persona que realice atribuciones internas a sus éxitos aumentará su motivación y de la misma forma su autoestima. De la misma manera si atribuimos fracasos a factores personales sufriremos una disminución importante en nuestra autoestima.

Por otra parte nos encontramos con la Estabilidad de una determinada situación, como vemos  está directamente relacionada con la valoración que hacemos en función de la relativa estabilidad o inestabilidad en el tiempo situación concreta que entendemos problemática a la que nos estemos enfrentando, de esa manera, si atribuimos nuestro fracaso a factores que entendemos que son estables en el tiempo (por ejemplo, una situación de paro o desempleo de larga duración), nuestra motivación de logro descenderá, lo que sería muy perjudicial a la hora de realizar o poner en práctica nuevas iniciativas en nuestra vida.
Y en último lugar, pero no por ello menos importante nos encontramos con la Controlabilidad. Si entendemos que nuestro fracaso se debe a factores que no dependen de nosotros mismos como por ejemplo la suerte, sufriremos una disminución importante en nuestra motivación personal.

Posteriormente, en el estudio de las atribuciones, George Kelly les da un papel esencial en el desarrollo de su teoría de personalidad a la que bautizó como la  psicología de los constructos personales, centrándose en las distintas maneras en las construimos y reconstruimos el significado de nuestras vidas. Kelly retoma el concepto de Heider realizando sus propias aportaciones adecuándolas a su teoría, apuntando que juzgamos de manera diferente a las personas en función del significado que le asignemos a un comportamiento determinado. Así determinamos si un comportamiento que observamos fue causado de manera interna o externa.

Los comportamientos que decimos que son causados internamente son aquellos que se consideran que está bajo el control de la propia persona, en cambio los comportamientos causados de forma externa se consideran que son el resultado de  causas externas y no se considera la persona responsable de los mismo, sino que más bien la situación o el entorno donde se desarrolló la acción en ese momento son los responsables en último momento de ese suceso.

Kelly define tres nuevos elementos que van a influir en nuestras atribuciones, en primer lugar destaca la Distintividad, es decir, la persona se muestra realiza distintos comportamientos en distintas situaciones, si ese comportamiento no lo entendemos como normal en la persona, por lo general se le dará al comportamiento una atribución externa. Sin embargo, si entendemos ese comportamiento como no inusual, lo más normal es que la atribución sea considerade interna.

Otro elemento que resulta importante a la hora de atribuir las causas de los comportamientos de los demás es el  Consenso que se da cuando respondemos de una misma manera ante situaciones que son parecidas, si el consenso es alto atribuiremos la causa como externa, sin embargo si dicho consenso es bajo es interna.
Por último nos ocuparemos de la Consistencia, nos referimos con este término a aquellos momentos en que respondemos de la misma forma a lo largo del tiempo, por lo tanto una alta consistencia la causa de la atribución será interna, en caso contrario interpretaremos que la consistencia es baja, por lo tanto sería de carácter externa.

Por lo que podemos ver las personas ante distintas situaciones atribuimos de manera errónea, y esas diferentes interpretaciones erróneas que cometemos a la hora de realizar las atribuciones hace que nuestra  percepción se vea alterada en función de las atribuciones que realicemos sobre nosotros mismos y los demás.
Por último y para terminar esta pequeña exposición a cerca de las atribuciones de las causas de nuestros comportamientos o del de los demás, nos referimos a un error fundamental que cometemos cada vez que realizamos una atribución, este error que llamamos fundamental se ocasiona cuando realizamos juicios acerca de otras personas, en los que tendemos a no tener en cuenta la influencia de las causas externas, de la misma forma sobreestimamos la importancia de las causas personales. De la misma manera tendemos a atribuir nuestros éxitos a factores propios y por ende a que nuestros errores sean generados por causas externas (sesgo de autobeneficio).

En definitiva, en función que realicemos juicios erróneos tanto internos como externos, la forma en la que atribuimos la responsabilidad de las conductas tanto sobre nosotros mismo como sobre los demás va a influir, tanto en nuestro bienestar personal como social, ya que influirán sobre nuestra valoración personal, así como ante la valoración errónea que podemos hacer de los demás.

Jose J. Rivero
Psicólogo Colegiado
Experto en formación
Terapeuta familiar y personal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario