sábado, 9 de abril de 2011

El Bulevar de los Sueños Rotos. *Título tomado de una canción de Joaquin Sabina.

Hoy me siento a escribir estas líneas como desahogo quizás, o como aquel que ahoga sus penas a través de un tequila como dice la canción de Sabina con la que he titulado este artículo. Y por que este simbólico título, pues principalmente porque en muchas ocasiones os he hablado de la felicidad sin tapujos, de las fuerzas que de ella nos cargamos simplemente cuando vemos el mundo con un pizca de optimismo, de las competencias o habilidades que tenemos que poner en práctica en nuestra vida para llevar una vida que haga que nuestro bienestar personal aumente y de esa forma sentir ese concepto crucial en nuestras vidas al que llamamos felicidad. 
Desde la psicología positiva nos volcamos en pensar que las personas no deben de conformarse con una vida mediocre, sino que tal vez deben de florecer como dice el propio Seligman en su último libro Flourish:A New Theory of Positive Psychology, aún no traducido al castellano. Sin duda los seres humanos tenemos que conseguir aumentar nuestro estilo de bienestar y para ello es fundamental como plantea Seligman que la teoría del Bienestar se base en los cinco pilares que forman del PERMA (nemotecnia para recordar las cinco competencias vitales), en primer lugar Positive Emotion (Emociones positivas) y sucesivamente las siguientes: Engagement (Compromiso) Relationships (Relaciones) Meaning (Significado) Accomplishment (Realización). 

martes, 5 de abril de 2011

El Disfrute como elemento Creativo.

Hace unos meses publicamos diferentes artículos en Positiva Hoy sobre la teoría de Mihaly Csikszentmihalyi donde describíamos la experiencia caracterizada por el desempeño óptimo, concretamente describía aquellas situaciones donde las personas a la hora de desarrollar una determinada tarea se encontraba en un estado de desarrollo casi automático donde toda nuestra percepción y recursos mentales están puestos en la realización de la misma.
Hoy vamos a seguir profundizando en dicha experiencia, basándonos principalmente en comentar la relación entre el fluir y la creatividad, este nuevo fenómeno se convierte en el fluir creativo, donde las personas nos encontramos tan inmersos en una tarea, que parece que el desempeño es espontáneo, por esa misma razón dejamos de sentirnos independientes de su dinámica, planteando  un estado de conciencia ordenado, que nos genera una alta dosis de emociones positivas y de la misma manera una alta capacidad para centrarnos en una actividad intencional.