jueves, 20 de septiembre de 2012

Adicciones digitales, un problema o una cultura.

Hace unos días fui invitado a dar una conferencia sobre las adicciones digitales con el fin de clarificar cuales son los problemas que  nos podemos encontrar a la hora de afrontar un problema ocasionado por el uso abusivo de las nuevas tecnología.

En la sociedad actual en la que vivimos es cada vez más frecuente encontrar a personas en el tranvía, esperando a cruzar una calle o incluso tomando café con unos amigos, que interactúan o simplemente contemplan ensimismados sus móviles. Parece que la sociedad y el desarrollo de la tecnología en general han supuesto oportunidad para facilitarnos las relaciones laborales, personales y familiares, parecen ser una oportunidad para todos. Casi a la vez, se han empezado a oír voces que nos previenen de los posibles peligros que, en algunas ocasiones, el abuso de estas puede suponer para la salud y el bienestar mental y físico de todas aquellas personas que las usamos.
Se puede decir que una persona tiene un problema de posible adicción digital cuando dedica muchas horas del día a dicha actividad, además de afectarle a su dinámica diaria, afectando en diferentes niveles: laboral, personal, familiar, etc. lo que supone que esta persona cambia su dinámica de vida diaria, afectándole en su bienestar personal, ya que ocasiona una necesidad importante por estar conectado, o realizando alguna actividad relacionada.
Los datos actuales nos revelan que en Estados Unidos entre el seis y el diez por ciento de los aproximadamente 189 millones de usuarios a internet padecen un problema de adicción a internet. Por su parte nos encontramos que en España un 10% de los jóvenes entre 12 y 18 años la padece.
En la actualidad, la clasificación de este tipo de trastorno no se encuentra en ninguna de las taxonomías o manuales al uso en la clasificación de enfermedades o trastornos mentales, ni en la CIE 10, ni en el DSM IV, lo que hace que hasta el momento nos encontremos diferentes formas de acercarnos al problema.
Por una parte nos encontramos a aquellos profesionales que abordan el problema desde las adicciones en general, es decir, no acercamos a la clasificación del trastorno mostrándonos el problema como una dependencia, acercándonos a la clasificación de un trastorno por dependencia de sustancias. Por esa razón nos encontramos con la clasificación de Trastorno Adictivo a Internet (TAI), se detecta por el comportamiento de la persona, que pasa horas al día frente al ordenador realizando todo tipo de actividades. Los profesionales que trabajan bajo esta perspectiva nos acercan al problema viendo similitudes entre una persona que consume drogas, alcohol o tienen una dependencia al juego patológico. Esta perspectiva es seguida por psiquiatras como Hilarie Cash y la doctora Diane M. Wieland que abordan estos problemas en diferentes clínicas de adicciones a internet de Estados Unidos.
Estas profesionales definen con este trastorno a las personas que pasan horas al día frente al ordenador, navegando por Internet, en redes sociales o jugando a juegos onlines o incluso apostando digitalmente. Actualmente estas adicciones se han potenciado debido a la implementación de los teléfonos móviles Smartphone o tecnología iphone, que hacen que las personas puedan acceder con más facilidad a la red, así como la creación de nuevos programas como los whassaps, etc.
Dentro de las distintas visiones con las que afrontamos estos problemas nos encontramos con el planteamiento de Jerald Block que en la introducción a la revista Journal of Psychiatry, que en su introducción define estos problemas como un trastorno obsesivo compulsivo, denominándolo como un trastorno en el uso desadaptativo de internet, definiéndolo como un uso excesivo a internet, asociado con la pérdida de la noción del tiempo o con el abandono de necesidades básicas, como comer o dormir, etc. Así mismo nos encontramos con sentimientos de rabia, tristeza y agresividad relacionada con la abstinencia, así como la afectación a las diferentes facetas de la vida de la persona, afectándoles a nivel personal, social y familiar.
Por último y para terminar nos encontramos aquellos profesionales que plantean que la adicción digital no es un problema, ya que no generan los problemas de otras adicciones como el consumo de sustancias o el juego patológico, ya que no genera problemas que generan estás adicciones. Sherry Turkle, la autora del libro "La vida en pantalla: La construcción de la identidad en la era de Internet” nos plantea como Internet es un medio de comunicación. No es como la heroína, que te aísla y te hace dependiente.
Jose J. Rivero
Psicólogo
Experto en Coaching Personal
Experto en formación
Terapeuta personal y familiar.

Imagen tomada de: http://digitalaffaires.es/not/921/adiccion_a_las_redes_sociales

Bibliografía:

Efectos de las computadores en el ser humano. Sherry Turkle
Internet addiction recovery program. Hilarie Cash.
Journal of Psychiatry. Introduction by Jerald Block

No hay comentarios:

Publicar un comentario