domingo, 30 de junio de 2013

Antifragilidad, una opción

A lo largo de la vida nos suceden acontecimientos inesperados, que se salen de lo común, que nos hacen reaccionar de manera extraordinaria, puesto que entendemos que dichos sucesos y acontecimientos responden a un patrón de aleatoriedad y de impredictibilidad. Esa misma respuesta la he obtenido cuando le he preguntado a diferentes personas qué fue lo más que les sorprendió de la crisis. Lo curioso es que dicha respuesta coincide con la anterior, es decir, su carácter inesperado. Como vemos, parece que vivimos bajo un patrón al que denominamos normalidad, ya que necesitamos percibir que las cosas se rigen bajo una falsa sensación de control de nuestra vida, lo que nos genera cierta tranquilidad y equilibrio que nos convierte en frágiles, ya que somos incapaces de responder a esas situaciones aleatorias altamente improbables. Lo realmente cierto es que, por pura probabilidad, se hace natural que nos sucedan situaciones que consideramos traumáticas a lo largo de nuestra vida. 

Cambio y crecimiento personal.

Los diferentes estudios llevados a cabo sobre la felicidad y las emociones positivas como la alegría, la gratitud, el interés, la serenidad, etcétera, realizados con niños y niñas, médicos y otros profesionales, a los que se le potenciaban las emociones positivas antes de realizar una tarea compleja, han demostrado que estas personas mejoraban su rendimiento con respecto a aquellos que no se le fomentaban dichas emociones. Los resultados en las múltiples investigaciones demuestran que la felicidad tiene un propósito evolutivo. Nos potencian y nos adaptan a las situaciones del mundo actual, mientras que las llamadas emociones negativas o de supervivencia reducen nuestro rango de éxito a la hora de enfrentarnos a los diferentes problemas que se nos presentan en la vida, paralizándonos e incluso generando en nosotros problemas de depresión y ansiedad, si nuestra capacidad de gestión emocional no es buena. Las emociones positivas generan satisfacción con la vida y felicidad, potencian nuestros pensamientos e ideas, aumentando nuestra capacidad mental y nuestro comportamiento, fomentando en nosotros la creatividad, nuestros recursos intelectuales y sociales; incluso mejorando nuestra propia salud.

lunes, 17 de junio de 2013

SUPERA LA CRISIS: ACTITUD RESILIENTE.

En mi trabajo como profesional me he ido encontrando con personas que son capaces de convertir en ventajas aquellos acontecimientos de sus vidas que han sido negativos, resurgiendo como el Ave Fénix. Personas que han crecido después de vivenciar acontecimientos traumáticos, que parecen poseer una destreza innata para solventar situaciones de desventaja y salir reforzados. A lo largo de la historia nos encontramos múltiples casos, como el psiquiatra austríaco Viktor Frankl, que tras pasar un largo periodo de su vida en un campo de concentración llega a afirmar que “incluso en las condiciones más extremas de deshumanización y sufrimiento, el hombre puede encontrar una razón para vivir”. O Albert Einstein al que su profesor de matemáticas le comentó que jamás llegaría a terminar sus estudios. Incluso un caso más reciente, el de Steve Jobs, que tras ser despedido de Apple en 1985, fue capaz de crear su propia empresa y regresar nuevamente para cosechar los éxitos bien conocidos. 

martes, 11 de junio de 2013

Vive sin Miedo

Parece una paradoja pensar que una emoción que debe de garantizar nuestra supervivencia, como es el miedo, puesto que su misión principal es solventar aquellas situaciones donde nuestra vida corre peligro, se haya convertido en un enemigo para el hombre de este siglo. Nuestro cerebro está diseñado para salvaguardar nuestra existencia, para dotarnos de aquellas respuestas que nos permitan garantizar que sobrevivamos, pero la evolución y la cultura han producido un desfase en cómo ese cerebro responde ante situaciones actuales, cómo sentir el ahogo de miedo por la incertidumbre laboral, ante una ruptura de pareja, o por no poder pagar el alquiler o nuestra hipoteca. Incluso podríamos decir que no estamos preparados para nuestro desarrollo personal, para afrontar cambios que generan inquietud en nuestras vidas.

domingo, 2 de junio de 2013

Los Mitos de la Felicidad.

José Juan Rivero*

El principal obstáculo que encontramos a la hora de conseguir mejorar nuestro bienestar y potenciar la felicidad son las creencias acerca de lo que realmente nos ayuda o no a ser felices. Estas creencias las hemos aprendido a base de oírlas, verlas y vivenciarlas a lo largo de nuestra vida, la gran mayoría de ellas responden principalmente a cuestiones culturales que se heredan como si de información genética se tratara.
Los estudios científicos nos han ayudado a clarificar dichos mitos, que realmente aportan infelicidad ya que nos centran en cuestiones intrascendentes y nos privan de la vivencia real del Bienestar.