miércoles, 18 de septiembre de 2013

Satisfacción vital o Felicidad.

José Juan Rivero*
En esta sociedad cada vez más compleja y estresante, donde parece que nos acostumbramos a vivir entre las malas noticias, en un mundo donde el materialismo parece condenarnos al fracaso, bajo la falsa promesa de progreso y de bienestar mal entendido. Cuando hemos obviado que el objetivo de toda persona es la felicidad, ya que los esfuerzos económicos a nivel mundial se centran en la economía, la felicidad se  convierte hoy en una apuesta social.
El objetivo vital que se nos plantea desde nuestra infancia está vinculado al éxito, principalmente económico, poseer el mejor trabajo, que me abrirá las puertas hacia la vida prometida, respondiendo a la norma moral que nos dice: tanto tienes, tanto vales, pero no solo nos regimos así las personas, también se mide el bienestar de un país por su riqueza, respondiendo a valores como su PIB, que mide el volumen de bienes y servicios que se producen y consumen. En ambos casos se abandona como objetivo de vida la felicidad, más relacionada con otros factores internos y más estables.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Crecimiento personal: Un reto.

José Juan Rivero*
Esta semana escuchaba una entrevista radiofónica sobre el crecimiento personal, en el programa una persona se ofrecía como gurú de la felicidad, actualmente existe una tendencia a la búsqueda de la felicidad fácil, convirtiendo todo un proceso de vivencia personal, en un cúmulo de estrategias personales, sin base, que potencien nuestra vida.
Cambiar es implicarse en un proceso de crecimiento personal, para ello debemos de cuestionarnos si nuestra vida es significativa, si la hemos aprovechado. Es importante que nos encontremos a nosotros mismos, aunque ello signifique darnos de morros contra nuestra propia realidad, con nuestra propia historia, es decir, con la novela de nuestra vida.
El bienestar no se consigue solo planteándonos que tenemos que cambiar la perspectiva con respecto al significado de nuestra vida o si somos más o menos optimistas, sino que implica un esfuerzo, una actitud y una vivencia enfocada al cambio.