sábado, 12 de abril de 2014

El Optimista Inteligente.

José Juan Rivero*

Hace unos días mientras desayunaba con un grupo de amigos, charlábamos sobre el estado de apatía personal y social al que está llegando nuestra sociedad, actualmente los cambios políticos y sociales parece que no nos afectan:  recortes, paro, aumenta el número de personas en situación de vulnerabilidad, etcétera. Al mismo tiempo, mientras repasábamos la prensa diaria parece que cada vez más nos abanderamos en post de causas que no nos van aportar un beneficio, en definitiva, no van a mejorar nuestro Bienestar personal, ni social, pero aun así las personas se vuelcan en ellas.
Recordaba entonces unas investigaciones realizadas por Seligman que descubrió en los años 70 que, tras aplicar a un animal descargas eléctricas  y si este no tenía posibilidad de escapar, después de un tiempo, el animal no emitía ninguna respuesta evasiva incluso aunque la jaula estuviese  abierta, es decir, se sentía indefenso dejando de luchar contra la situación, con lo que pierde toda capacidad de afrontamiento, a esto lo conocemos como “Indefensión aprendida”.