sábado, 28 de marzo de 2015

HOY CAMBIAN LA HORA: ¿CÓMO ME AFECTA?


José Juan Rivero*

Cada año por diferentes motivos de carácter económico en algunos países europeos por estas fechas retrasamos o adelantamos nuestros relojes, una vez en otoño y otra en primavera, según plantean algunos para economizar las horas de luz.
Es curioso que nunca se han planteado aspectos relacionados con nuestra propia situación geográfica que nos permite potenciar las horas de sol sobre todo en horas de tarde lo que nos permite mejorar nuestra calidad de vida, y como sabemos potenciar nuestro bienestar y felicidad. Sin duda alguna esas cosas que buscan los visitantes de nuestro país y fuente de ingresos importante de una industria que genera grandes ingresos.


Pero centrándonos un poco más en nosotros, el cambio de hora produce en las personas pequeños cambios y alteraciones biológicas que no llegan a incidir de manera importante en las estadísticas sanitarias, y que en este sistema de salud donde se potencia el déficit cero en la salud no constituyen motivos de enfermedad.
Los estudios plantean que el cambio de horario provoca diferentes cambios en nuestro día a día, e incluso parece que en los tres días posteriores a dicho cambio, se han encontrado resultados curiosos, como por ejemplo el aumento en la incidencia del número de infartos de miocardio, con una mayor incidencia en el cambio de horario de primavera. E incluso un aumento en esos tres días del número de accidentes de tráfico en los tres días subsiguientes al cambio de horario de otoño.
Si parece que aunque ambos cambios afectan negativamente a adultos y niños, parece que el cambio que menos afecta es el de otoño, ya que al potenciar las horas de oscuridad, se aumenta la somnolencia, pero también aumentan los estados de tristeza y existe una mayor cantidad de personas que se quejan de problemas del estado de ánimo.
Los efectos que nos encontramos son variados, desde problemas más cognitivos y mentales como es somnolencia, dificultades de atención y concentración, a encontrarnos en algunos casos problemas de memoria e irritabilidad. Todo ello nos afecta de manera directa sobre nuestro aumento de fatiga corporal, lo que directamente está relacionado con problemas de productividad y rendimiento. 
Todo ello como diría uno de estos chef que se encuentran de moda en muchos programas de televisión, aderezado con un estado de ánimo en muchos casos decaído y en otros más agresivo. Como vemos todo un primor en post del ahorro económico que por familia no pasa de unos cien euros anuales, aunque en contraposición con el gasto extra que acarrea en otros campos, habría que saber cuántos nos genera en beneficios.
Parece que todo esto sucede pues reaccionamos como si vivenciásemos una situación de JET LAG, desajustando nuestro reloj biológico, encargado de marcar nuestras pautas de actividad y descanso, afectando además en algunos casos a nuestro sistema hormonal.
Otro de los aspectos a destacar es que en estos días para paliar estos efectos sería interesante, no abusar de la siesta, así como del café y el alcohol, ya que debemos de potenciar que nuestra capacidad de sueño no se vea alterada.
*Psicólogo y miembro de la Sociedad Española de Psicología Positiva

@jriveroperez

No hay comentarios:

Publicar un comentario